Intentaré hacer una especie de catálogo gráfico, tanto de las pequeñas muestras a las grandes representaciones en arte románico de toda la zona de La Bureba, entendiéndola como tal, la extensa Merindad en su marco histórico, por lo que incluiré lugares que no se correspondan con la típica llanada central, sino dentro de los términos del partido judicial de Briviesca y de otros lugares que no siendo burebanos se encuentren en otras demarcaciones comarcales.pero comparten un mismo origen y estilo burebano,


viernes, 6 de mayo de 2011

Puente fortificado Medieval de Frías

Tal vez el monumento más emblemático de Frías (su propio escudo lo incluye) y que aglutina, de una tacada, toda su dilatada historia. Unas veces denominado romano (no tan erróneamente como se piensa) y otras medieval, aunque opino que ambas acertadas porque todo él es un compendio de épocas, lo que le hace más rico aun. Tiene 149 metros de longitud y nueve arcos, los dos centrales apuntados y el resto de medio punto .

Romano,: La calzada romana que partía desde Briviesca y atravesaba Frías por el Crucero, para luego descender hasta el puente, continuando por Herrán hasta el Cantábrico. Las huellas romanas en este puente las podemos encontrar en algunas bases de los enormes pilastrones con contrafuertes (sólidamente asentados en el cauce del río sobre plataforma rocosa) que contienen los tajamares con grandes sillares en cuña, ensamblados con remaches de hierro o plomo. (Ver vídeo Técnicas ancestrales de cantería, en Montejo de San Miguel). Estos tajamares están orientados, como es lógico, cara aguas arriba y evitaban y evitan el rozamiento y fricción con las fuertes corrientes producidas por grandes avenidas del Ebro.

Gótico: Los dos grandes arcos apuntados que centran y asientan la torre fortificada con saeteras, almenas y matacanes. Esta torre servía de control y "peaje" para el cobro de los derechos de pontazgo, (puesto que era el único puente sobre el Ebro, en muchos kilómetros de ribera) y paso obligado. Los derechos de pontazgo se aplicaban a todas las caravanas, mercaderías y viajeros que no tenían más remedio que atravesar a la otra orilla, y fue una fuente de ingresos muy importante para las arcas fredenses, pero también dicha torre tenía carácter defensivo. Tanto los dos arcos centrales como la torre datan del siglo XIV.

Debajo de sus arcos se pueden apreciar las marcas de cantero. (Firma de los constructores).

ROMÁNICO: Todos los demás arcos laterales (siete) son de medio punto y por lo tanto anteriores a los dos centrales apuntados y a la torre medieval (s. XII-XIII).

Todo ello queda reflejado en el vídeo, que como tengo costumbre, es un compendio de imágenes de distintas épocas del año e intentando no olvidarme del más mínimo detalle.



VIDEO RECOPILATORIO:

2 comentarios:

Fernando J. Ruiz dijo...

Espectacular como siempre Zález. Precioso ese puente que tenéis allá...

(He visto el enlace donde sale las muestras de como se trabajaba la piedra, y me ha encantado los sistemas de anclaje y poleas; sobre todo queda perfectamente explicado el sistema de grapas que utilizaban los romanos en algunos sillares tal como nos muestras en el puente)....fenomenal.

ZáLeZ dijo...

Gracias Fernando:
Laas técnicas de cantería han cambiado muy poco de hace dos mil años hasta hoy. Los romanos eran unos fenómenos en obras públicas, lástima el gran paso atrás que supuso el medievo aunque tenga su encanto.
Saludos,